Saltar al contenido
Mereces Lo Que Sueñas

Comprar una camper van en Nueva Zelanda

Camper van

¿Qué es una Camper, furgoneta, autocaravana o motor home?

Son algunas de las maneras de denominar este tipo de vehículos. La característica esencial de ellas es que son vehículos adaptados, para que Nosotros podamos dormir y hasta aun vivir perfectamente en ellos. En esta entrada les contaremos cómo hicimos para comprarnos nuestra camper van.

Su mayor ventaja es la autonomía o libertad que te dan para recorrer cualquier país. Solo debes ocuparte de ponerle combustible y salir a la ruta. Esencialmente y lo que más nos gustó a Nosotras es que no tenés que preocuparte por gastar en alojamiento.

En fin, son solo algunas de las ventajas que te da moverte en estos vehículos en el que podes hasta incluso cocinar.

Lo cierto es que antes de comenzar nuestra aventura por el mundo, lo primero que decidimos fue que queríamos recorrer nuestro primer destino, Nueva Zelanda, en camper van.

Habíamos leído muchos blogs de viajeros y algunos grupos de Facebook, en los cuales descubrimos que existía todo un mundo alrededor ellas. Y lo más interesante que descubrimos fue que comprarnos una era posible. De hecho, nos resultaba tan accesible que hasta nos costaba creer que fuera cierto.

 A raíz de ello, decidimos que nos quedaríamos los tres meses que nos habilitaba ingresar como turistas ya que queríamos vivir a pleno la experiencia y recorrer con la libertad que nos daba viajar así, cada uno de esos paraísos naturales que veíamos por fotos.

Comprarse una camper van o acudir a su alquiler

Son dos opciones que cada uno puede elegir de acuerdo a su manera de recorrer. La clave para decidir si vas a comprar o alquilarte una camper van es esencialmente el tiempo. Es decir, si vas a Nueva Zelanda por un año porque por ejemplo tenes una visa Working Holiday, sin dudas vas a optar por comprarte una y sacarle el máximo provecho.

Si vas de vacaciones por solo 10, 15 o los días que fueren vas a decidirte seguramente por alquilar una. Lo bueno es que es un País tan preparado para que quienes lo visitamos podamos recorrer en autocaravana o motor home es que hay muchísimas empresas que te ofrecen este servicio.  Algunas de las más populares son: Jucy, Apollo, Maui. Solo por mencionar algunas.

Lo bueno de alquilar una camper o bien un motor home es que están perfectamente adaptadas para que pasen su estadía como reyes, claro al dedicarse a ello, tienen un lujo y una comodidad que sin dudas queres probar. Generalmente los vehículos Motor Home son Mercedes Benz, último modelo.

Otra alternativa muy interesante que te ofrecen estas empresas y como modalidad de turismo ahorrativo para aquellos que vamos recorriendo buscando las mejores oportunidades para economizar nuestro viaje es la modalidad Relocation.

Compra de la camper

Una vez que logramos convencernos de que podíamos comprarnos nuestra propia camper van, nos surgieron los siguientes miedos e interrogantes. Cómo vamos a hacer para venderla al momento de partir? Y si perdemos mucha plata entre la operación de compra y posterior venta? O peor aún, y si no logramos venderla y la perdemos toda?

 Ese proceso nos llevo mas tiempo de lo que habíamos pensado en un principio porque cuando llegamos en septiembre, nos encontramos con que no había tanta oferta de vehículos y dentro de lo poco que había no todas las camionetas se encontraban en Auckland.

A raíz de ello, nos empezó a invadir una especie de ansiedad y preocupación porque empezaban a correr los días y no podíamos concretar siquiera una cita para ver una camper van, sumado a que no veíamos la hora de agarrar la ruta para comenzar lo que tanto habíamos soñado.

Y a todo esto, tuvimos que alquilar por más días la habitación en la cual nos estábamos hospedando y la idea de seguir gastando plata en eso comenzaba a preocuparnos aún más.

Sin embargo y a pesar de todo, teníamos que mantener la calma y no perder la cabeza porque sabíamos que ello nos iba a llevar a tomar malas decisiones. Y a su vez, nos dimos cuenta de que comprarnos un vehículo, en un país que no era el nuestro y que hablaba un idioma distinto, tampoco podía resultarnos tan sencillo.

Finalmente, entre tanta búsqueda, leímos en uno de los grupos de facebook mediante los cuales la gente publicaba para vender sus camper, que una persona recomendaba y dejaba el contacto de un tal Imroz Khan. Un hombre que se dedicaba a preparar y vender camper van.

Sin dudarlo, decidimos escribirle para preguntarle si tenía alguna para ofrecernos, aclarándole que como característica excluyente buscábamos una camioneta que fuera Self Contain, ya que no estábamos dispuestas a pagar para dormir en camping.

La ventaja de que el vehículo sea Self Contain es que te habilita a detenerte en lugares designados por el Estado en los cuales podes pasar la noche sin exponerte a ninguna multa.

Inmediatamente nos contestó y al día siguiente fue a buscarnos con su auto para llevarnos a su casa y mostrarnos las camper van que tenía. Cuando llegamos, observamos que tenía en su terreno varias camionetas estacionadas de forma desordenada, pero se centró en mostrarnos específicamente una. Según El, era ideal para comenzar nuestra travesía porque como era de transmisión automática, nos iba a resultar más fácil para acostumbrarnos a manejar por la izquierda.

Lo cierto es que la adaptación nos había gustado pero el valor se alejaba bastante de lo que pretendíamos pagar. Por ello, conscientes también de que el precio estaba inflado, decidimos ofrecerle $600 menos por ella. No dudó mucho en aceptar nuestra oferta y pasamos enseguida a dejarle una seña que nos comprometía a volver con el dinero restante.

La verdad es que al irnos de la casa de este señor, nos replanteamos si habíamos tomado la decisión correcta o si nos habíamos dejado llevar por la desesperación y por la buena hospitalidad de El y su mujer. Nos habían recibido en su casa, con cafés y largas charlas mediante, muy amablemente.

A pesar de nuestras inseguridades y como ya nos habíamos embarcado en la decisión, habiendo incluso entregado una seña, salimos en búsqueda del dinero que nos faltaba para completar el pago.

En esta nueva etapa nos encontramos con una verdadera odisea, porque en Argentina antes de emprender el viaje, habíamos decidido depositar, por cuestiones de seguridad, todos nuestros ahorros en una cuenta bancaria. En ese momento no tomamos dimensión de la complicación que nos traería tiempo después.

Cuando intentamos hacer la transferencia bancaria, la misma fue denegada por cuestiones de políticas monetarias que la verdad, nos exceden. Por ende, lo siguiente que probamos, muy ilusamente, fue intentar extraer dinero de cada cajero automático que nos cruzábamos por el camino, todo con resultado negativo ya que ni siquiera nos dejaba sacar $20.

En ese momento se nos vino el mundo abajo porque no encontrábamos ninguna solución y en consecuencia no íbamos a poder comprarnos nada. Todo lo que habíamos planeado se nos venía abajo.

Finalmente, pensando en que hacer y caminando por la Ciudad de Auckland, nos cruzamos con un Western Union y ahí se nos prendió la lamparita. Por suerte y gracias a la ayuda de mi madre quien fue a una oficina de Western Union en Argentina y entre algunas que otras complicacione, pudimos retirar el dinero. La verdad es que no fue para nada barata la transacción pero nada nos importaba porque al fin y al cabo íbamos a poder tener nuestra camioneta.

De esa manera y una semana después de nuestra llegada a Nueva Zelanda nos compramos nuestra querida Campervan, una Toyota Liteace, del año 1992 que tenía hasta ese entonces unos 294.000 kms. A quien luego llamaríamos “La Poderosa” y se transformaría en nuestra casa móvil por los siguientes tres meses.

El momento de realizar la transferencia fue muy sencillo y a pesar de que ya habíamos leído que el trámite era así de fácil, no dejó de sorprendernos.

Transferencia

 A diferencia de nuestro País en donde comprarse un auto resulta un trámite burocrático y complejo, en Nueva Zelanda basta ir con tu pasaporte a un Postshop, algo así como una oficina de correo en donde podes hacer múltiples trámites.

Llenas un simple formulario con tu nombre, apellido, dirección y firma. Pagas el valor del trámite y el vehículo es tuyo.

Incluso en ese mismo instante te dan dos etiquetas con tu nombre que lo acreditan. Realmente salimos tan asombradas que nos preguntábamos extrañadas si eso que habíamos hecho era todo. Y creannos que así fue.

Algunas cuestiones a tener cuenta

El primer consejo es que si tienen en mente comprarse un vehículo, lleven el dinero en efectivo. No solo por lo que contamos anteriormente sino porque al momento de vender nuestra camper van, a los chicos franceses a quienes se la vendimos, les pasó exactamente lo mismo que a Nosotras.

A pesar de que Ellos habían ingresado con una visa Working Holiday y que habían abierto una cuenta bancaria en Nueva Zelanda, no habían podido transferir aún sus ahorros de la cuenta bancaria de Francia a la que habían abierto en Nueva Zelanda. por ende no podían retirar su dinero.

En definitiva, terminaron acudiendo al Western Union al igual que Nosotras, donde las comisiones no son para nada baratas.

Lo segundo que queremos transmitirles es que lo ideal antes de comprar un auto usado es hacer una inspección general del vehículo y más aún si tiene muchos kilómetros recorridos. Ello cuesta alrededor de $140 y se puede realizar en cualquier taller mecánico de Nueva Zelanda.

Puede resultar un poco caro pero les ahorrará futuros dolores de cabeza.

Warranty of Warranty (WOF)

Principalmente les aconsejamos hacer la inspeccioón porque los vehículos de más de 6 años deben pasar por la WOF (Warrant of fitness) cada 6 meses.

Consiste en un chequeo para verificar si cumple con los standares de seguridad. Por ello, puede ser un problema, si al momento de realizar la WOF, surge algún inconveniente que a simple vista puede no ser percibido al momento de que la pruebas en presencia del Vendedor, lo cual es muy común.

El problema es que si encuentran algún desperfecto por el cual no cumpla con las condiciones de seguridad, no les van a aprobar la WOF hasta tanto no sea reparado. Y solo te darán 28 días para que lo repares.

Es importante también que sepan que los autos con antigüedad menor a 6 años deben pasar por la WOF cada un año.

En conclusión, si se toman el recaudo de realizar el chequeo general antes de la compra, van a tener un informe detallado de las condiciones del vehículo y podrán de esa manera pelear el precio con el Vendedor si es que tiene algún desperfecto o bien pedir que se los reparen.

La WOF la encontrarán en un adhesivo en la parte superior del parabrisas, en el cual figurará el mes y el año de expiración. Es muy importante chequear dicho adhesivo para corroborar que no se encuentre vencido o bien si se encuentra próximo a vencer, podrán pedirle al Vendedor que realice una nueva.

Su costo es de $40, realmente no es para nada caro realizarla. Pero lo que sí puede resultar verdaderamente caro es tener que arreglar cualquier desperfecto que surja, de lo contrario no les aprobarán la WOF.

Rego

Por último, la REGO, es un impuesto estatal que te cobra el Gobierno y se puede pagar en cualquier Postshop y por el período que uno elija, es decir, por 3, 6, 9 meses e incluso 1 año. Dependiendo el período que elijan será su valor.

La fecha de expiración también se puede ver en el parabrisas del auto. Por suerte es un impuesto muy barato. Para que se den una idea, el valor de la transferencia con más el impuesto REGO por un período de tres meses, costó $54 en total.

En nuestro caso, fue el Vendedor quien se hizo cargo de pagarla y extenderla por tres meses, con lo cual Nosotras hicimos lo mismo al momento de venderla.

Valor del Rego

El precio de la Registration, si bien depende de cada vehículo, ronda en los siguientes números:

3 meses: NZD 32

6 meses: NZD 62

9 meses: NZD 120

En el siguiente enlace, podrás pagar este impuesto “Rego” vía online y te enviarán la etiqueta a la dirección postal que hayas registrado dentro de los siguientes 5 días hábiles.

New Zealand Transport Agency 

Esta fue toda nuestra experiencia al momento de comprar y vender nuestra camper van. Afortunadamente fue muy buena y todos los miedos que traíamos quedaron solo en eso, miedos.

Incluso tuvimos mucha suerte con la fecha en que nos fuimos de Nueva Zelanda, ya que al irnos en Diciembre, los precios de los vehículos se habían disparado bastante dada la cantidad de demanda que había en ese momento. Ello nos permitió venderla $400 por encima del valor que la habíamos comprado.

Definitivamente, nuestra Poderosa nos dejó muchas satisfacciones y hoy la extrañamos mucho. Uno se encariña demasiado con su camper van porque se convierte en tu hogar  y entonces luego es difícil no sentir nostalgia cuando tenes que dejarla ir.

Por último, queremos compartirles el contacto de Imroz Khan, quien nos vendió la furgoneta, un tipo de palabra y muy honesto. Cumplió con todo lo que nos dijo e incluso nos contestó inmediatamente cada duda que nos surgió en la ruta, sobre todo los primeros tiempos que no conocíamos bien el funcionamiento de la camioneta.

Teléfono de Imroz: +64 (0218) 75655. También lo podes buscar por su nombre a través de Facebook: Imroz Khan.