Saltar al contenido
Mereces Lo Que Sueñas

Primer contacto con la playa en Paihia

Paihia

Salimos de Whangarei camino a un lugar llamado Paihia, Bay of Islands, donde nos aguardaba una vista espectacular del mar, al que podíamos tocar por primera vez en tierras neozelandesas.

Cuando llegamos, comenzó a llover, sin embargo ello no nos impidió detenernos a contemplar el mar desde la camioneta con unos ricos mates que preparamos al detenernos.

Alojamiento en Paihia – Camping

Luego de disfrutar un rato de esa paz que nos transmitía el mar, llegó la hora de pensar dónde pasaríamos la noche, ya que dicho lugar al ser tan turístico no contaba con los famosos self- contain gratuitos que veníamos aprovechando.

Sin embargo, decidimos que ello no podía ser un obstáculo para quedarnos en tan bello lugar que ameritaba recorrer aunque sea un poquito.

Por dicha razón, decidimos pagar un camping que disfrutamos ya que contaba con absolutamente todos los servicios, incluido Wifi, algo que en este país no es tan sencillo encontrar.

En virtud de que el lugar contaba también con barbacoas, no perdimos la oportunidad de comprarnos un buen bife de carne de cerdo que acompañamos con una tortilla española, un menú realmente delicioso que nos dimos el gusto de disfrutar para salir de las hamburguesas del Mc Donald’s y de los sandwiches que veníamos comiendo reiteradamente.

El camping llamado Waitangi Holiday Park, nos costó NZD 30 por día cuando fuimos a fines de septiembre.

Es altamente recomendable ya que no tan solo contaba con muy buenas instalaciones como su cocina, lavadero, duchas y barbacoas sino también porque estaba al pie de una bahía con una vista muy linda. Les dejamos el enlace del camping Waitangi Holiday Park para que puedan verlo y en su caso, reservar.

Paihia Paihia Paihia Paihia

En Paihia hicimos dos caminatas, una de ellas nos condujo hacia las Haruru Falls, en cuyo camino nos impactó atravesar una especie de pantano que nos hizo sentir que en lugar de estar en Nueva Zelanda nos encontrábamos en el Amazonas.

Asimismo, tuvimos que atravesar el río por unas pasarelas, tornando dicha caminata en una linda experiencia por lo diferente e inesperado. También disfrutamos de la gran diversidad de aves que fuimos cruzando en el camino.

La segunda caminata fue hacia una vista panorámica del lugar que era realmente muy pintoresco y diferente a la anterior pues en ella vimos el mar con las diferentes islas que se encontraban en la zona.

Paihia Paihia Paihia PaihiaPaihia

Continuamos por KeriKeri

Dos días mas tarde dejamos Paihia y agarramos la ruta que nos conduciría hacia KeriKeri, un lugar con historia propia pues allí se sitúa la Misson Station, donde se encuentra el edificio europeo más antiguo de Nueva Zelanda, el mismo data del año 1821 y lleva el nombre de Kemp House.

Asimismo, conocimos lo que se denomina ‘Stone Store’, que fue la primer casa de piedra que se construyó en el País, en el año 1832.

Asimismo, visitamos la primer Iglesia anglicana que se construyó en Nueva Zelanda y que lleva el nombre de St. James. A través de ella se buscó bajar por primera vez el mensaje cristiano a las tribus maoríes que vivían alrededor de la Misson Station.

Todo ello se encuentra rodeado por unos jardines maravillosos con unos colores intensos y un río que atraviesa el lugar que contornea una imagen realmente mágica.

Por ultimo, no podemos dejar de mencionar que el pueblo de KeriKeri se destaca por su buena gastronomía y por supuesto que no quisimos desaprovechar la oportunidad de degustarla. Afortunadamente, no nos equivocamos pues nuestro almuerzo estuvo realmente muy rico.

Kemphouse IglesiaSaintJames2 Stone_store1 IglesiaSaintJamesStone_store3Stone_store

Ese día nos deparaba un largo recorrido por delante pues al dejar KeriKeri, conducimos hacia Matauri Bay, un lugar que nos dejó perplejas por unos paisajes rurales que se entremezclaban con la vista imponente del mar.

Cuando llegamos finalmente a la playa, la misma estaba totalmente desierta, ello realmente nos recordó que nos encontrábamos fuera de temporada turística.

A su vez como en el lugar vivían muy pocas personas y por ello pudimos disfrutar de una playa inmensa sólo para Nosotras.

Kemphouse Matauri_Bay Matauri_bay1 Matauri_bay1 Matauri_Bay3

Párrafo aparte merece el camino que hicimos desde Matauri Bay hacia el self contain donde finalmente pararíamos y que se encontraba en otra de las tantas bahías que íbamos recorriendo.

Vale decir que lo agarramos prácticamente de casualidad y sin planificarlo, ya que cuando estábamos volviendo sobre nuestros pasos para retomar la ruta, leímos un cartel que decía “Tourist road”, lo cual nos llamó muchísimo la atención.

Por ello nos detuvimos en el camino para ver el mapa y para nuestra sorpresa, advertimos que era un camino alternativo que contorneaba el mar y que desembocaba más adelante en la ruta que nos conducía hacia el lugar al que queríamos llegar.

En consecuencia, decidimos tomarlo y fue sin dudas, una de las mejores decisiones que tomamos en este viaje pues los paisajes que nos regaló ese camino no pueden describirse con palabras y es por ello que tampoco cometeremos la torpeza de intentarlo.

Para finalizar, queremos contarles que llegamos al self contain de Doubless Bay con la noche a cuestas y dado que el lugar quedaba en el medio de la nada, no había iluminación en el camino. Por ende nos detuvimos prácticamente a ciegas y donde pudimos.

Lo único que escuchábamos era el sonido del mar pues el lugar asignado para el self contain quedaba frente a la playa.

Amanecer en dicho lugar fue hermoso pues como siempre el mar mostraba su imponencia y teníamos directamente acceso a el, por ello decidimos descansar y pasar el día allí, sin mover la camioneta.

Nueva Zelanda Nueva ZelandaNueva Zelanda