Saltar al contenido
Mereces Lo Que Sueñas

Milford Sound – La Joya de Nueva Zelanda

Milford Sound

Milfort Sound

Sin dudas, el Milford Sound ocupa el podio de nuestros lugares top que visitamos en Nueva Zelanda.

Comenzaremos escribiendo, “OCTAVA MARAVILLA DEL MUNDO”. Nombre con el que el premio Nobel Rudyard Kipling ha proclamado al Milford Sound.

Es también conocido con el nombre Piopiotahi en Maori. Y sin dudas es la joya de Nueva Zelanda.

Ha sido el único sitio de ese Pais, que ha sido nombrado por la UNESCO como Patrimonio Mundial natural.

Con este preámbulo y estos motes que se ha ganado el Milford, queremos transmitirles nuestra experiencia en ese bellísimo lugar.

En nuestra consideración, nadie puede perderse de visitar el Milford Sound si viaja a Nueva Zelanda.

Cómo llegar al Milford Sound

Como estábamos recorriendo Nueva Zelanda en camper van, decidimos que la mejor manera para ir al Milford Sound sería manejando.

Cuando uno mira el mapa, lo primero que observa es que Queenstown y el Milford se encuentran verdaderamente cerca.

Sin embargo, al averiguar la ruta para ir manejando, enseguida te das cuenta que para llegar, deberas rodear el Lago que se encuentra a orillas de Queenstown, “Lago Wakatipu” y luego los Alpes Neozelandeses.

Un recorrido cuya distancia es de 290Kms. y te lleva alrededor de 4 hs. de manejo. Por suerte, nada que unos buenos mates en el camino no puedan solucionar.

Para ir, tomamos la ruta State Highway Nro. 6 desde Queenstown y emprendimos el largo camino.

Luego nos desviamos hacia la State Highway Nro. 97 y finalmente agarramos la ruta definitiva SH 94, que nos llevo hacia el Milford Sound. Esta ultima tambien pasa por la Localidad mas cercana al Milford que se llama Te Anau.

Otras Alternativas para llegar al Milford Sound

Una buena alternativa era contratar un tour desde Queenstown.

De hecho hasta dudamos en hacerlo.

Cuando averiguamos los precios, nos costaba entre NZD120 y 140 por persona. El valor variaba de acuerdo a la anticipación con que compráramos la excursión, a través de la pagina Web de Bookme (un sitio de ofertas de tours que les recomendamos).

No nos pareció un precio irrazonable ya que la distancia desde Queenstown al Milford, como explicamos anteriormente, es larga.

Esta excursión incluye el traslado desde Queenstown hasta al Parque Nacional Fiorland y el crucero mediante el cual navegas por los fiordos.

Es una excursión que dura el día entero y te incluye tambien un lunch y un te de cortesía.

Otra opción que pueden intentar es contratar el tour para que los recojan en Te Anau. De esta manera podes abaratar los costos ya que la distancia es bastante mas corta y es una Ciudad que tambien tiene sus atractivos.

Si les interesa, les copiamos los enlaces de algunas de las empresas que realizan este tour.

Jucy Cruiser 

Mitre Peak

Go Orange

Southern Discoveries

Ahora bien, si decides como hicimos Nosotras manejar hasta el Parque Nacional, podes contratar el crucero para navegar el Milford Sound con estas mismas Empresas. En este caso, la excursión dura 2 horas.

Nosotras optamos por el crucero de Milford Sound Mitre Peak. El costo en el mes de noviembre fue de NZD 45 a cada una. Como dijimos anteriormente, lo contratamos a través de la página Web Bookme.

Sobrevolar el Milford

Por ultimo, queremos contarles que otra modalidad para conocer el Milford es sobrevolarlo, ya sea en avioneta o en helicóptero.

Si entran a los enlaces que les dejamos arriba, van a ver que algunas de las empresas ofrecen esta excursión

Por supuesto el precio se incrementa bastante en comparación de las otras modalidades pero sin dudas debe ser una grandísima experiencia.

Alojamiento

El único hospedaje que existe en el Parque Nacional de Fiorland, que es justamente donde se encuentra el Milford Sound, se llama Milford Sound Lodge.

Milford Sound Lodge

Lamentablemente es el unico lugar en el cual podes hospedarte dentro del Parque.

Por ello, es recomendable reservar con suficiente anticipación. Sobre todo si vas entre octubre y abril ya que corres el riesgo de no tener lugar. Y te aseguro que luego de manejar hasta allí, no querrás escuchar esa noticia.

En este enlace que les dejamos pueden chequear la disponibilidad y realizar la reserva.

A su vez, pueden consultar los tipos de alojamiento y mucha otra información que es de mucha utilidad. Es una Web muy completa porque que te recomiendan las actividades que podes hacer en el Milford Sound. Tracks, caminatas, Kayaking, son solo algunas de ellas.

En definitiva, es muy interesante la pagina ya que te ayuda a planificar muy bien la estadía y sabrás de antemano cuantos días te quedaras.

Nosotras optamos por lo que Ellos llaman “Milford Sound Rainforest Campervan Park”. Que en definitiva es un sitio asignado para los que vamos en autocaravana. El costo en el mes de noviembre era de NZD 30 por persona.

Milford Sound Road

Montañas, valles, glaciares, nieve, cascadas, lagos. Son solo algunas de las cosas maravillosas que encontramos en esta hermosa ruta, llamada Milford road.

Mencionaremos solo algunas de las paradas que mas nos impactaron a Nosotras. Aunque les dejaremos un mapa de las cosas que pueden ver en el camino.

Valle Eglinton

El Valle Eglinton fue el que nos abrió las puertas del Milford. Fue mas bien como una especie de anticipo de lo que nos esperaba.

Se trata de un valle verdaderamente hermoso que ha sido excabado por glaciares hace miles de años.

En la actualidad se encuentra bordeado por montañas rocosas cubiertas de bosques nativos de hayas.

Este Valle es uno de los motivos por el que el Parque Nacional de Fiorland ha sido designado como Patrimonio Mundial de la UNESCO. Se debe a las plantas y vida silvestre que no se encuentran en ningún otro lugar del mundo.

Mirror Lakes

Fue una de las paradas que hicimos en el camino. Cuando tomamos la foto de los lagos terminamos de entender por qué lo habían nombrado de esa manera.

Hommer’s Tunnel

A mitad de camino, nos encontramos con un túnel llamado Hommer. Tiene una longitud de 1,2 km. y se construyó en el año 1954.

Gracias a este impresionante túnel, se pudo acceder por primera vez al Milford Sound por carretera.

Se encuentra a 945 metros sobre el nivel del mar y esta justo antes de que Milford Road comience su descenso a través de un valle llamado Cleddau.

Luego de pasar por el tunel, el camino se convierte en un verdadero caracol que tuvimos que transitar a 10 kms. por hora hasta descender hacia el valle.

Atravesarlo fue algo así como pasar por un portal. Primero porque atraviesa una montaña rocosa mediante la cual se escurre suficiente agua que cae en el parabrisas en forma de lluvia. El camino se oscurece demasiado.

Y segundo porque atravesarlo implica un antes y un después en esa ruta.

El paisaje cambia por completo. Es como si el Milford Sound nos diera la bienvenida y empezáramos a comprender un poco de que se trataba.

Milford Sound

Loros Alpinos

Mención aparte merece el aparcamiento que se encuentra antes de cruzar el túnel. Pudimos observar a nuestro alrededor las laderas rocosas de las montañas desde donde caían una infinidad de cascadas.

En verdad, nos detuvimos para ver a unos famosos loros alpinos, llamados Keas. Estaban revoloteando entre los autos y turistas.

Estos loros son realmente muy amigables. Se han acostumbrado tanto a andar entre la gente que andan así, como si nada.

El problema de ello es que han dejado de cazar debido a que las personas comenzaron a alimentarlos. Por ello, es muy importante tomar conciencia de que no debemos darles comida. De lo contrario, seguimos alterando su naturaleza y hacemos un daño terrible en su evolución.

Milford Sound

Es importante tener en cuenta las condiciones de la ruta ya que debido al tiempo o condiciones climáticas se pueden encontrar con Milford Sound Road cerrada. Ya sea en tramos o por completo.

En el siguiente enlace podrán corroborar las condiciones de la ruta. La pagina se actualiza diariamente.

Navegar en crucero por el Milford Sound

El día que nos tocaba por fin navegar en los fiordos y abordar el crucero del Milford, amaneció lloviendo. Lo que no nos sorprendió demasiado ya que habíamos leído previamente que nos encontrábamos en el lugar más húmedo de Nueva Zelanda y uno de los mas húmedos del mundo.

Sin embargo y pese a saber eso, no pudimos evitar sentirnos un poco decepcionadas porque teníamos una leve esperanza de que el clima nos acompañara.

Pueden consultar el clima del Milford aquí si lo desean.

De todas formas, prepárense alguna ropa apta para la lluvia porque de un momento a otro te puede sorprender.

Milford Sound

 

El chico que colaboraba con el Capitan del barco, se acercó a preguntarnos asombrosamente en español, qué pensábamos del Milford y su paisaje.

Le contestamos que estábamos maravilladas a pesar de que el día no nos acompañaba.

A lo que respondió que no debíamos lamentarnos por el clima, ya que desde su óptica, el día estaba ideal para conocer el Milford Sound.

Su argumento fue que valoráramos que no estaba lloviendo en ese momento. Lo que nos permitía apreciar el paisaje desde la cubierta del crucero y observar desde afuera ese color gris que le otorgaba un carácter verdaderamente dramático.

Por otro lado, nos dijo que el Milford Sound es un bosque de lluvia. Por ello y gracias a la lluvia constante de la madrugada, podíamos ver toda esa cantidad de cascadas que caían y que le daban un marco espectacular.

Stirling Falls

Entre todas las cascadas que caen por las montañas rocosas del Milford Sound, se destacan dos, que son las permanentes.

La cascada Stirling Falls, mide 151 mts. de altura y la denominada Bowen Falls, mide 160 mts. Tuvimos la suerte de verlas en su esplendor debido a la cantidad de agua de lluvia que había caído durante toda la noche y que había comenzado a caer hacía ya varios minutos. 

La Stirling Falls es la preferida por quienes navegan el Milford. Se destaca porque la cascada cae verticalmente por el acantilado hacia el fiordo.

Todos los cruceros, cuando pegan la vuelta tras haber recorrido por los fiordos los 15 Kms. que separan la tierra del Mar de Tasmania, se detienen y maniobran hacia la Stirling Falls.

Lo hacen para regalarnos a quienes lo deseamos, la posibilidad de meternos unos  minutos bajo ella y empaparnos con su agua. Cuenta la leyenda que el agua de la cascada mantiene a las personas jóvenes. Debe ser por ello que Nosotras, sin dudarlo, nos metimos bajo ella.

No queremos olvidarnos que antes de llegar a la cascada Stirling, vimos unas cuantas focas que estaban descansando en una gran piedra.

Realmente tenemos que agradecerle a quien colaboraba con el barco porque nos ayudo a abrir los ojos.

No habíamos tomado conciencia, simplemente porque lo ignorábamos, que no todos los días se podía ver al Milford así. Y fue gracias a El que pudimos verlo y disfrutarlo de forma diferente.

Sin imaginarlo, el Milford nos estaba dando una lección.

Mereces lo que suenas

El Milford es un bosque de lluvia

Por otro lado, aprendimos que el color del agua verdoso del agua de los fiordos se debe a la cantidad de agua de lluvia que cae al mar luego de atravesar los bosques de los acantilados. Los nutrientes le otorgan ese color verde.

De no ser por eso, el agua sería del mismo color del mar de Tasmania que bañan los fiordos, es decir, azul.

El Milford no es un Sound.

Por ultimo y como dato de color, nos pareció interesante reparar en el nombre que le pusieron a este maravilloso lugar.

Geológicamente, un Sound se forma por los mares que inundan el valle de un río. Lo que produce una entrada larga donde las laderas del valle inclinado, descienden al nivel del  mar y continúan bajo el agua para formar un fondo marino.

A diferencia de un Fiord que es una entrada larga y estrecha con lados empinados o acantilados, creada por los glaciares.

Se dice que un verdadero fiordo se forma cuando un glaciar corta un valle en forma de U por la segregación del hielo.

Al observar los acantilados rocosos del Milford, podes imaginar que hace miles de años estuvieron cubiertos por glaciares ya que se ve esa forma de U en sus valles.

Ahora bien, nos preguntamos ¿Por qué lo llamaron “Milford Sound“?

Si ademas, el Parque Nacional en el cual se encuentra, se llama Fiorland Park.

Bueno, lo curioso y al parecer según nos comentaron, los neozelandeses confundieron en un primer momento al Milford con un Sound.

Luego, para cuando los investigadores determinaron que eran verdaderos fiordos, ya era demasiado tarde.

Pues el Milford Sound, tal como lo conocemos ahora, ya se había hecho famoso.